18 de julio de 2018

Franco, Juan Carlos, Corinna, los secesionistas, la Manada... Los problemas de España

Ha sido nefasta la política alemana de demolición de su patrimonio histórico-artístico y de casi todo lo vinculado al periodo dirigido por el Führer Adolf Hitler, el Tercer Reich. Es este, y no los modelos francés o americano, donde Napoléon Bonaparte y la Confederación son honrados en cantidad de monumentos, el que los secesionistas, comunistas y algunos socialistas esgrimen para profanar la tumba del Generalísimo Francisco Franco y, si nadie se opone, derribar el Valle de los Caídos, el espectacular complejo monumental que tanta admiración y tantos visitantes atrae desde España y todo el mundo. En Rusia sería inimaginable que se planteara la demolición de la Estatua de la Madre Patria en Volgogrado (antigua Stalingrado) aun cuando sea un símbolo de la época soviética y el comunismo. ¿Por qué? Porque es una obra de arte y un hito histórico. A los extremistas les cuesta entender esto. Españoles, hay que defender el Valle de los Caídos y presentar resistencia a las viles intenciones de Pedro Sánchez. ¡Señor presidente, desista en su empeño, niégueles esta ruindad a los comunistas y secesionistas que le han llevado al poder! Ha de responder ante los españoles. Ojalá Felipe VI haga uso de sus poderes constitucionales y modere a Sánchez.

Como él sabe y expresó en ocasiones hace décadas, Juan Carlos I ha sido rey gracias a Franco y le debe gratitud. Sería bueno que ahora hiciera oír su voz y su disconformidad con la deslegitimación del franquismo y, consecuentemente, con la restauración de la monarquía. Siento afecto por don Juan Carlos. Las cintas de Corinna zu Sayn-Wittgenstein me producen humana curiosidad y cierto jolgorio, regocijo por las aventuras sentimentales del rey, que recordemos, está separado de facto de doña Sofía desde los años 70. Tienen todo el derecho del mundo a eso que se llama "rehacer" sus vidas y, en cuanto a las cuentas bancarias y sociedades lejos de los infiernos fiscales, le brindo al rey mi más entusiástico respaldo, como hago con todos los perseguidos fiscales. La Agencia Tributaria española es una organización criminal que practica la extorsión y que debe ser combatida mediante todos los medios que sean necesarios. Mientras haya infiernos fiscales habrá paraísos fiscales. La armonización fiscal por la que claman los izquierdistas está bien para el jardín de los horrores colectivistas. Para los hombres libres, no. ¡Arriba la ley de la selva y la competencia de los mercados!

El secesionismo catalán, cualquier secesionismo, es una pretensión legítima y España puede ser cuestionada, debe ser cuestionada. La región catalana también. A la fuerza secesionista ha de enfrentársele la fuerza del pueblo español. Estos bloques —ahora tristemente desunidos— han de pugnar y resolver sus diferencias por las buenas o por las malas. La justicia requiere que el más fuerte prevalezca. Como reacción a las maniobras secesionistas, propugno una política agresiva de reafirmación de España en la región catalana, quizá mediante un nuevo estatuto de semiautonomía que prevenga el fomento del separatismo y los disturbios. Deseo mano dura con los políticos rebeldes y/o sediciosos, admitiendo que, si se arrepienten y renuncian a la sublevación, puede mostrarse generosidad y concederse reducciones de condena. No me satisface que alguien como Oriol Junqueras, que parece buena persona, se pase décadas en la cárcel. No es esa mi pretensión. Cuando les hayamos quitado las competencias, quizá empiecen a apreciar lo que tenían, y quizá se planteen la deslealtad inadmisible que denunció nuestro mando supremo, Felipe VI. Firmeza. Mano dura.

Concluyo con los muchachos de La Manada. He estudiado el caso y mi opinión es que son inocentes de todos los cargos salvo del robo del teléfono móvil por parte del guardia civil. Son unos chicos que estaban de fiesta, que se encontraron con una borracha que quiso tener sexo en grupo en un hotel y que, tras preguntar el Prenda en la recepción y no hallar habitación libre, acabó con ellos en un portal, por donde las descripciones de quienes han visto el vídeo sexual y por las capturas del mismo que circulan por Internet, tuvo lugar una orgía como esas que tantas veces nos han contado los amigos o que tantas veces hemos visto en películas. La denunciante es una mala persona por, al pasársele la borrachera y avergonzarse de los actos sexuales y el vídeo sexual que protagonizó, levantar falso testimonio e inventarse una violación. ¡Tiene que pedir perdón! Ha hecho mucho daño a unas personas que no se merecían esto. El caso se fabricó políticamente y la falsaria ha sido muy útil para el secesionismo proetarra en su campaña contra las Fuerzas Armadas Españolas. El hembrismo, con su discurso de odio, ha hecho bandera del caso en su lucha por vilipendiar y someter a los hombres. Los medios de comunicación y los partidos políticos van a lo fácil y se han sumado a la caza de brujas, al linchamiento, estableciendo una suerte de régimen de terror en el que casi nadie se atreve a dudar del testimonio de la embustera o defender la inocencia de los Cinco de Pamplona. ¿Qué personas conocidas lo han hecho? Arcadi Espada y pocos más. Con lo que no contaban es con el factor humano, con una persona, el abogado Agustín Martínez Becerra, que ha roto los esquemas de la turbamulta y que con su talento, con su arrojo, ha desmontado la prisión de mentiras que se había erigido sobre estos jóvenes sevillanos. Bien, que sepáis que millones de españoles están con vosotros. ¡No desfallezcáis!

6 comentarios:

  1. Al principio pensé que era un artículo en serio, pero luego vi que era puro humor. Me has hecho reír de buena mañana, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues qué gozada la condena a Juana Rivas! Otro mazazo al hembrismo. ¡Juana Rivas, vas a llorar! Hay que presentar batalla y exponer a todas estas embusteras. ¡A por ellas!

      Eliminar
  2. Antes escribías más sobre política y sociedad, Octopus. Tu perfil en Tumblr mola, pero se echan de menos tus buenos artículos en el blog.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agni. Aunque la época dorada de los blogs ha pasado, es mi intención revitalizar un poco este blog.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Apreciado Octopus, no es necesario que publiques este comentario, es una reflexión personal.

    Me suelen interesar tus análisis geopolíticos y armamentísticos. Disfruto con tus artículos preparatorios sobre los combates de box que se avecinan. Comparto bastantes puntos de vista contigo, también sobre el hembrismo que a la vez que insiste en que hombres y mujeres somos iguales, mantiene la superioridad ética de la mujer por sistema.

    Dicho lo cual, me parece que te extravías en tu comentario sobre la Manada. La chica, la víctima a mi juicio, no es una borracha. En un momento de fiesta bebió en exceso (como tantos) y sufría una astenia alcohólica considerable, estaba desorientada, débil, con su voluntad semianulada, seguramente incapaz de decir no ni de decir sí.
    Aprovecharse de esa circunstancia, disculpa la franqueza, es de gusanos indignos. Yo te he leído aquí defender valores de caballerosidad y de dignidad. Sé coherente. Abusar de una persona ebria, igual que pegarla, es indigno, rastrero y repugnante. Tú y yo sabemos que recurrir al argumento de las "ganas de sexo" no tiene sentido porque el alcohol reduce la libido a casi cero en los niveles que tenía la víctima. O sea que nada de orgía. La chica era un muñeco inane que se dejó conducir por unas alimañas indeseables, que se aprovecharon de su estado. Sujetos de tal calaña no pueden representar a las Fuerzas Armadas de un país, las deshonran, y así lo han visto sus superiores. Esa manada carece de escrúpulos, se autodefine (con su conducta) como carente de dignidad y del más mínimo sentido de la ética o de la honorabilidad. Se han definido y vivirán el resto de sus días en un estado de marginación, que quizás puedan ir superando si dan muestras de haber alcanzado unos mínimos de civilización, tal como se espera de Homo Sapiens. De momento, deberán purgar en la cárcel su insensibilidad y zafiedad enfermizas. Espero que reflexiones sobre ello con un poco más de hondura. Confiésatelo a ti mismo: ¿habrías sido capaz de cometer la vileza que han cometido esas cucarachas? Seguro que NUNCA, porque reconoces el mal desde lejos. Pues no intentes justificarlos solo porque combates el hembrismo. Una y otra cosa o tienen nada que ver. El hembrismo es condenable, por supuesto, el machismo también. Pero el abuso de una persona que está bajo mínimos de consciencia y autocontrol repugna a toda persona decente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crimson Troy, lo primero gracias por tus palabras.

      Respecto a los Cinco de Pamplona, es una cuestión que ha estado de actualidad y de la que he tenido sobrado tiempo para reflexionar y discutir con amigos y conocidos. Ninguno de nosotros ha estado allí. Ninguno ha visto de primera mano lo que ocurrió. Lo que podemos es formarnos una opinión en base a la información disponible, y la mía es que se trató de una orgía de borrachos de la que ella se arrepintió, a lo que seguramente coadyuvó el robo del móvil y un trato desconsiderado por parte de los muchachos.

      Que tire la primera piedra quien no se avergüence de cosas que ha hecho en noches de fiesta y alcohol.

      Eliminar

Los fuertes han sido segregados por la propaganda quejumbrosa de los débiles