19 de octubre de 2014

Gone Girl y las películas de David Fincher

Satisfacción con Gone Girl de David Fincher, que arrastra una de esas polémicas gratuitas sobre si su orientación es feminista o antifeminista, que bien podría ser lo uno o lo otro, pues la propaganda ha de ser libre, si bien considero que no es ninguna de las dos. Simplemente es una historia matrimonial, otro drama matrimonial en el que, como en la vida real, el villano puede ser el hombre o la mujer, y no necesariamente quien primero o más fuerte levanta la mano, lo que me agrada especialmente porque los hombres no deben resignarse al totalitarismo de esa agenda política feminista que tanto ha arraigado en los códigos penales occidentales, y por la que se instaura un sistema en el que los hombres, los que son vejados, se hallan físicamente indefensos frente a las mujeres, las que vejan. Siempre hay que denunciar el maltrato y, en caso necesario, defenderse mediante el uso de la fuerza necesaria, como dicen en las resoluciones de Naciones Unidas.

Libre de spoilers, mi valoración de Gone Girl es la de un film notable, elegante, con amor por la estética y los detalles, con el respeto a la dignidad del espectador que se ha perdido en muchas producciones modernas que están malogradas por técnicas cinematográficas mareantes, degradantes. Ningún matrimonio es perfecto o está exento de problemas, y el que interpretan Ben Affleck y Rosamund Pike tampoco. Esas diferencias conyugales son utilizadas por los medios de comunicación, por los programas de televisión de señoronas, para criminalizar al personaje de Affleck cuando su mujer desaparece y él se convierte en sospechoso de haberla asesinado. Al buen trabajo de la pareja de protagonistas he de sumar el de Tyler Perry, excelente como el abogado que defiende a Affleck, y el de Kim Dickens, como la policía que quiere encarcelarlo. Y a celebrar la presencia de Neil Patrick Harris, al que siempre asociaré con su papel de seudonazi en Starship Troopers (1997), y el de la joven Emily Ratajkowski, aclamada sexualmente en Internet, con derecho, aunque sin pertenecer a la categoría de bellezas de museo. Con este reparto se nos presenta una historia que no deja lugar para el aburrimiento en sus 149 minutos de duración. Ni siquiera hay altibajos narrativos. El interés por saber qué ha ocurrido y el interrogante de cuál será la conclusión es constante de principio a fin.

Calificación: 8/10

Fincher se confirma como uno de los mejores directores de nuestro tiempo. Cuenta en su haber con películas brillantes. Repaso brevemente su filmografía.


  • Alien³ (1992): entretenida; gratificante tono oscuro; el epílogo es manifiestamente mejorable y la desluce: 6/10
  • Se7en (1995): mejora con los años pese a la pobre interpretación de mi ídolo Brad Pitt; en el cine me aburrieron sus primeros dos actos; hoy me place en su integridad: 7/10
  • The Game (1997): magistral Michael Douglas y aplausos para Deborah Kara Unger. Un film de los que recuerdas toda la vida: 9/10
  • Fight Club (1999): una basura que no puedo acabar de ver ni con Brad Pitt: 3/10
  • Panic Room (2002): se ve y se olvida al día siguiente: 3/10
  • Zodiac (2007): cautivadora obra maestra. Para estudiar y aprender de cine. La pobre Chloë Sevigny, buena actriz en un papel de mujer cargante que nadie podría sacar adelante, resta un punto: 9/10
  • The Curious Case of Benjamin Button (2008): aquí sí disfrutamos de Brad Pitt en una original y estimable película: 7/10
  • The Social Network (2010): aún no la he visto. Me da pereza.
  • The Girl with the Dragon Tattoo (2011): buen trabajo, sientes el empuje de Daniel CraigRooney Mara, sobre todo el de ella, el personaje femenino "más poderoso" de las películas de Fincher: 7/10

Fincher tiene clase, un toque de distinción que, por contradictorio que pueda sonar, me engancha incluso en su película más mala, Fight Club, un absurdo que no he sido capaz de soportar pasada la media hora. Ahora, retomando Gone Girl y la cuestión de los directores con pretensiones, profundos y filosóficos, ha habido momentos en que Fincher me ha recordado al infausto Terrence Malick en To the Wonder (2012), precisamente otra película sobre el drama del matrimonio, también con Ben Affleck, y con la superwoman Olga Kurylenko. Diré que Fincher tiene sensibilidad artística, como Malick, pero sensibilidad con talento, a diferencia de éste. 

Hay una base para tan excelente puesta en escena, una preparación que Fincher, ganador de dos Grammy, ha pulido al comienzo de su carrera, con los vídeos musicales y logros tan exquisitos como Express Yourself (1989) y Vogue (1990), junto a Madonna. Con ser mucho, no todo es la belleza de las imágenes. Hay arte más allá de la cinematografía de Fincher porque con él tras la cámara y los mejores actores ante ella, nos quedan personajes memorables como el de Morgan Freeman en Se7en; el de Michael Douglas en The Game, el mejor; y el de Rooney Mara en The Girl with the Dragon Tattoo

David Fincher es apto. En el Tercer Reich, el ministro Joseph Goebbels debería incluirle en la lista Gottbegnadeten.

4 comentarios:

  1. Yo aún no la he visto, asi que no puedo opinar, pero me ha gustado mucho lo que te he leído, octopusmagnificens ^^ A mí Fincher es un director que si bien es verdad no me vuelve loco, sí que me gusta ^^ De la peli a penas sé nada y he preferido que sea así, no sea que me pueda enterar de algún spolier chungo que me jod... la peli, lo que haría perder toda la gracia al visionado del film. Coincido totalmente con lo que comentas a cerca del maltrato, es un asunto muy polémico que está super politizado, dejando de lado a la parte masculina que sufre (minoritaria, sí, pero no por ello menos importante) dichos ataques. XDDDD Me ha encantado ver como te metes con Terrence Malick, yo es un director que no soporto.

    En cuanto a la valoración que haces de sus pelis... coincidimos totalmente o por muy poco, en Seven (me pasa como a ti, con los años la peli me ha ido gustando más ^^ , justo como con El Club de la Lucha, aunque ya veo que ésta a ti no te moló precisamente ^^') y Millennium: Los Hombres que no Amaban a las Mujeres. Por contra, diría que "su" peli que menos me gusta, es Alien³, aunque claro, en este caso habríau qe tener en cuenta que pro lo visto, nada se hizo conforme él quería, sino que fue algo similar a lo ocurrido en Piraña 2 a Cameron, asi que...

    P.D: Menudo exitazo está siendo Perdida, con un coste de 61 millones, ahora mismo lleva mundialmente 220, una auténtica barbaridad (se ve que Fincher ya se ha hecho un nombre entre un sector del público y estos van a ver sus pelis, traten de lo que traten).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que te conozco, preveo que Gone Girl es probable que te guste.

      Sobre quién sufre más en el matrimonio, diría —como mera percepción personal— que los hombres. Decía Fernando Fernán Gómez que a la gente que bebía la veía más feliz. Yo veo más felices a los hombres solteros, a los solteros vocacionales, que hay que diferenciar de los solteros por necesidad, los que son feos y tampoco poseen otras virtudes que les abran mercado. Esos son amargados, como las solteras mayores de 60 kilogramos que se han convertido en "invisibles" para los hombres. Greta Scacchi explicó hace años cómo las cabezas dejaron de girarse para mirarla.

      Terrence Malick es el peor. Apetece que te lo presenten y mandarlo a tomar por...

      Eliminar
    2. Sí, yo también lo espero, no sé, me da que al menos le daré en torno a un 6 o por ahí y es que Fincher es raro que haga una peli que no me mole, por poco que sea y si encima tenemos en cuenta el reparto... pues oye, más a su favor, aunque también es verdad que la peli no es ni mucho menos la que mejor catálogo de actores le he visto, pero aún así, fijo que me gustarán ^^

      octopusmagnificens, me descubro ante la excelente radiografía que has heco a cerca de las distintos tipos de solterías ;)

      P.D: Mr., con lo de: "Terrence Malick es el peor. Apetece que te lo presenten y mandarlo a tomar por..." me has ganao de por vida, macho XD , menudo crack estás hecho.

      Eliminar

Los fuertes han sido segregados por la propaganda quejumbrosa de los débiles