23 de junio de 2014

ISIS

Al final, resulta que la progresía tenía parte de razón. Es un desastre. El corto plazo fue un triunfo, pero el medio y largo plazo se han atragantado. El costo de la ocupación de Irak y del respaldo económico a su gobierno y sus fuerzas armadas no ha merecido la pena. El Ejército iraquí, entrenado por los Estados Unidos, es un chiste. Por primera vez desde la Guerra de Irak de 2003, se puede hablar abiertamente y sin exagerar un ápice de una guerra civil. Irak está partido de facto en tres áreas: la kurda, y las árabes chií y suní. El ejército terrorista suní, ISIS, avanza en todos los frentes y existe el riesgo de que Bagdad caiga en sus manos, razón por la cual los USA han enviado fuerzas especiales para el caso de que su embajada deba ser evacuada, como en Saigón en 1975. No es broma.

He de admitir que, puesto que el Gobierno iraquí del chií Nouri al-Maliki me es indiferente, he seguido la ofensiva del ISIS con cierta desfachatez, riéndome con sus avances y deseando su entrada en Bagdad para disfrutar del bochorno internacional consiguiente. Ya hay que tomárselo así. Que el premio Nobel de la Paz envíe ahora a 200 asesores militares, después de una década de asesoramiento, es para tomárselo a cachondeo. Es grotesco que, en la lucha contra el ISIS, América busque la alianza con Irán en la Guerra Civil Iraquí, y se enfrente a Irán en la Guerra Civil Siria. Digo lo mismo que Ken Watanabe en Godzilla: "Let them fight". Dejadlos que luchen entre ellos en Irak. No a una intervención terrestre occidental.

En mi opinión, Barack Obama debe adoptar una política realista y buscar la solución menos mala. Si en Irak es realmente precio sostener al gobierno chií, que a estas alturas tendrán que explicarme por qué, hágase con una campaña militar aérea en la que se liquide a los militantes islámicos en ataques de precisión, presionando diplomáticamente a los saudíes para que corten la financiación al ISIS. Y en Siria, que no haya vergüenza para reconocer la injusticia cometida y préstese auxilio, armas químicas y lo que haga falta al presidente Bashar al-Assad, azote del terrorismo, héroe nacional y modelo de musulmán educado. Como dice Joseph Fiennes en Enemy at the Gates, necesitamos héroes. Yo conozco dos héroes en esa región del mundo: el mencionado Assad y su majestad Abdullah II de Jordania, otro musulmán educado y con visión de progreso, un valioso aliado al frente de un reino que también está amenazado. Los combatientes del ISIS han tomado posiciones en la frontera jordana. A los amigos jordanos no les debe abandonar en ninguna circunstancia. A la primera señal de penetración del ISIS en territorio jordano, Obama debe ordenar la movilización del United States Marine Corps y un desembarco en Jordania a través del Golfo de Aqaba. Que lleguen los refuerzos. Que lleguen los americanos.

Sigo oponiéndome con argumentos racionales al aislacionismo que profesa un sector del liberalismo. Un país que se aísla se debilita. Para ser fuertes, es imperativo que América, Rusia, China o quien sea defienda sus intereses estratégicos. Lo que puede discutirse es cómo. Me remito al programa (incumplido a raíz del 11-S) de George W. Bush en las elecciones presidenciales de 2000: no al nation-building. Si se va a la guerra, se va con objetivos claros y con todo el potencial ofensivo. Lo suscribo, en el entendido de que ir a la guerra debe interpretarse con flexibilidad. Gracias a la superioridad aérea y tecnológica, campañas puntuales de bombardeo aquí y allá no deben describirse como ir a la guerra formal. El paradigma ha de ser la Guerra de Libia, ganada dejando a los libios el trabajo sucio. Paso al frente de las máquinas, los drones, cada vez más automatizados, cada vez más cerca de Skynet, cada vez mejores. Con los robots se causan estragos entre las líneas enemigas, sin riesgos, sin bajas, con nulo o escaso coste político para las naciones que los poseen. Empleo de la superioridad militar.

Ejes para una política pragmática en Irak:

1. Bombardeos contra el ISIS en Irak a discreción de Obama, tanto me da si sí que si no.
2. Acercamiento a Bashar al-Assad en Siria. América e Israel están mejor con él que con el ISIS, y los sirios también.
3. Garantías de seguridad para Jordania. Un ataque al Reino Hachemita de Jordania será un ataque contra los Estados Unidos de América.

Cambiando de tema pero siguiendo con reinos, manifiesto mi simpatía para Felipe VI y su mujer, delgada y elegante, Letizia Ortiz. Son los reyes de España. ¡Vivan los reyes! Es que da gusto verlos. Se me hace absurdo un debate acalorado entre una monarquía como la española, o una república como la alemana, en la que el presidente (que pocos españoles sabrán ni quién es), como jefe de Estado, solamente tiene poderes representativos. ¿No veis la poca diferencia que existe? No haré batalla de ello, de si tenemos lo uno o lo otro. Me limitaré a juzgar la competencia del jefe del Estado, y de entrada, nada me hace pensar que Felipe VI no vaya a ser tan buen rey como su padre Juan Carlos I, o incluso mejor. Es que solamente la imagen de la familia, con esa mujer y esas hijas. prestigia a España. Los británicos, en el Daily Mail, se maravillaban con nuestros reyes. Sobre la abdicación de Juan Carlos, pienso que se ha debido a razones exclusivamente médicas, a su manifiesta incapacidad física.

Concluyo expresando mi rotunda condena al partido comunista Podemos y a su Conducător Pablo Iglesias Turrión. Comprendo que mucha gente, de buena fe, haya sido embaucada por la inteligencia y elocuencia de Iglesias, cuya oratoria da mil vueltas a la de la mayoría de políticos de España, cosa nada difícil, sea dicho. Pero Iglesias es un ultrademagogo. Un político que regala pisos y billetes de 500€ para todos es un farsante. Sus propuestas económicas chocan con el sentido común, atentan contra la propiedad y la libertad, son incompatibles con el euro y la Unión Europea, y son compatibles con la República Popular Democrática de Corea, sí, la del brillante camarada Kim Jong-un, no la Corea próspera con economía de mercado, o de mercaderes, que diría despectivamente Iglesias. No al comunismo. No al colectivismo. No a las expropiaciones. No a los fracasados. Libertad para relacionarse, comerciar y poseer riqueza. Podemos será expuesto y destruido. Los españoles podrán ser de centroizquierda, pero no son comunistas.

12 comentarios:

  1. Tema Pablo Iglesias: por no hablar de la simpatía que siente hacia ETA y la izquierda abertzale https://www.youtube.com/watch?v=z5M4BSC4SmY. Espero que suceda como dices y de aquí a las próximas elecciones nuestros compatriotas se quiten la venda de los ojos. Si no, no sentiré la más mínima lástima cuando les vea morir de hambre ni el país sumido en el caos. No me va la compasión gratuita con quien ha cavado su propia tumba.

    En cuanto a la guerra de Irak, para mi Hussein era el Assad iraquí y hace años que la veo como un error. Como ya he dicho alguna vez no quiero un régimen socialista en Europa, pero no se puede pretender que el mundo es una hoja en blanco y que los mismos esquemas sirven en cualquier lugar del planeta. El socialismo laico y autoritario es lo mejor que les puede pasar a los países musulmanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nadie informado ha de sorprender la cercanía de Turrión a ETA y la izquierda abertzale. Son revolucionarios. Todo lo que dice en el vídeo me parece coherente, desde su punto de vista. Suscribo la metáfora del boxeo. Sea la guerra, si ETA quiere la guerra. Que venza el más fuerte.

      Assad mejor que Hussein, a mi juicio. Assad más educado, más refinado.

      Eliminar
  2. Como bien expones, el problema iraquí es muy complejo y no tiene solución fácil, ya que el propio gobierno de al-Maliki es en parte culpable de haber excitado las pasiones suníes; y, a la vez, Irán está contra el ISIS, y malo sería que llegara a controlar Irak a partir de una intervención contra los islamistas. Creo que Estados Unidos debe defender sus intereses y, una vez determine cuáles son, actuar con firmeza y claridad. Esto es, sin paños calientes. Lo que hay que rechazar es la tibieza y el constante aplazamiento de decisiones difíciles. Si se llega a la conclusión de que hay que acabar con el ISIS desde el aire, ya se debería haber hecho, antes de que tomaran ciudades y enclaves. El envío de asesores es una ridiculez, provoca risa.

    Al final, Obama va derechamente hacia el aislacionismo, aunque intente disimularlo. En sus alocuciones semanales veo a un Presidente aburrido empeñado en construir una economía americana con tintes sociales... y poco más. Me quedo con el Obama de 2009, que defendía la guerra justa, o con el de 2011, que dio la orden de matar a Bin Laden y lideró, si bien "desde atrás", el ataque a Libia. El actual es su peor y más acomplejada versión.

    En cuanto a los nuevos Reyes, poco puedo añadir a tus sabias palabras. Que el Rey tenga un largo y fructífero reinado y que nosotros lo veamos. Está claro que su figura aporta prestigio y calidad a España.

    Es cierto que el éxito (por ahora) de Podemos se debe a las indudables habilidades de su líder máximo, Pablo Iglesias, y al descontento ciudadano tras años de crisis y una clase política en horas bajas (y sobre la que pesan generalizaciones muy extendidas y difíciles de combatir). Podemos no debe ir a más y, para ello, es necesario que la gente se dé cuenta de la trayectoria extremista de Pablo Iglesias y sus colaboradores y de las barbaridades contenidas en su programa, cuya aplicación, aunque inviable al 100%, supondría la ruina del país y de los bolsillos de sus ciudadanos. España tiene problemas, pero la solución no pasa por un vendedor de pociones milagrosas y remedios indoloros.

    Otro aspecto del ascenso de Pablo Iglesias es su presencia constante en tertulias donde lo ha tenido todo a favor. Él habla bien y es un buen telepredicador, pero le ha facilitado mucho las cosas el haberse medido habitualmente con personajes tan torpes y casi grotescos como Marhuenda o Inda. Por no hablar de los temas tratados y del cómo se tratan informativamente en esas televisiones y de la bendición de los moderadores. Así es fácil quedar bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabar con el ISIS desde el aire se antoja imposible. Lo posible es diezmarlo, desbandarlo y reforzar a los chiíes, si es que eso es lo que se decide. Obama sabrá. Como he dicho, me preocupa más consolidar "al régimen" en Siria.

      Eliminar
  3. Soy de ánimo republicano pero no puedo más que estar de acuerdo con lo que dices sobre el nuevo rey, da gusto verles y no podría encontrar mejores representantes. En la intimidad serán lo que quieran pero la representación que vi el día de la proclamación fue perfecta y no hay ironía en mis palabras. Si siguen así, tendrán mi apoyo; y también pido que no toquen el dinero público. Si luego hacen negocios con su patrimonio y se aprovechan de sus contactos como el padre, no me parece mal, que yo haría lo mismo, pero que dejen el dinero público en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están escarmentados. ¡No habrá otro Urdangarin!

      Eliminar
  4. También me preocupa especialmente el movimiento de Pablo Iglesias. Actuar sobre una sociedad en crisis y enrabietada solo demuestra la catadura del personaje. Me preocupa su agenda política y el populismo demagógico que le distingue. Su programa económico parece salido de "Alicia en el País de las Maravillas". En estos ámbitos de pijismo populachado siempre acaban surgiendo monstruos y creo que se avecinan tiempos convulsos en las instituciones porque su movimiento crecerá en el próximo ciclo electoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ada Colau se suma con Guanyem Barcelona. Pueden ser las tropas de asalto de Podemos. A rodear comercios y viviendas de los ricos.

      Eliminar
  5. Ojo, que el Gobierno español del PP está a favor de que se imparta la enseñanza del Islam en la ESO, y ya sabemos que esa enseñanza puede recaer en manos de cualquier imam fanático....

    http://noticias.lainformacion.com/educacion/profesores/wert-muestra-a-los-musulmanes-su-predisposicion-a-impartir-religion-islamica-en-la-eso_kjMszR3Np2rDekl5ycF2l3/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Privatización de la educación. Despolitización y libre competencia. El mercado laboral dictaminará si demanda jóvenes formados en religión o formados en ciencia.

      Eliminar
  6. Ya, ¿pero puede España permitirse que bajo el paraguas de la libre competencia se formen auténticas madrazas en el país en las que vayan germinando la semilla del Islam más intolerante? Porque del Reino Unido tenemos la experiencia que entre los imames que imparten tal enseñanza religiosa se encuentran auténticos extremistas dedicados en cuerpo y alma a fanatizar a sus discípulos, posible futura carne de cañón de atentados suicidas. Por cierto, creo que allí se han dado cuenta del problema y se están tomando medidas al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Hay que dejarlos que se reúnan y tomen confianza. Es fácil infiltrar estos centros educativos donde los extremistas están concentrados. Y cuando se detecte una amenaza para la seguridad nacional, actuar con contundencia.

      Eliminar

Los fuertes han sido segregados por la propaganda quejumbrosa de los débiles