3 de agosto de 2006

El peor dictador de la historia reciente


Castro en el Lincoln Memorial. Washington, 1959

Es la noticia de estos días. Presidente de Cuba desde 1959, Fidel Alejandro Castro Ruz se encuentra en grave estado. Está incapacitado temporal o definitivamente para seguir gobernando, razón por la que ha delegado sus funciones en Raúl Castro, su hermano y número 2 del régimen socialista.

Convertido en un icono de la progresía, que básicamente le adora por su enfrentamiento con los USA, no es ninguna contradicción que Fidel Castro sea a la vez el más célebre dictador contemporáneo y el peor de la historia reciente. Muchos sostienen que Castro carece de legitimidad para gobernar Cuba, pero lo cierto es que al igual que Francisco Franco ganó una guerra civil de varios años, por lo que tiene la legitimidad de haber ganado la guerra, que no es poco. Pero los paralelismos con Franco acaban ahí. Mejor que peor el dictador español supo adaptarse a los tiempos, desechar la autarquía e introducir la economía de mercado. A su muerte España era un país desarrollado. En contraste la Cuba de Castro es un país victimista, llorón y tercermundizado, una ruina económica que como los edificios de su capital se cae literalmente a pedazos. Baste decir que en Cuba la riqueza se mide (los propios progresistas la miden) por el número de médicos y maestros sin ocupación conocida o por la cantidad de cacerolas en los hogares. El 20% de los cubanos viven exiliados en el extranjero, en los USA. El dinero que envían a sus familiares les ayuda a sobrellevar las míseras condiciones de vida en una isla igualitaria y sin clases sociales donde todos son pobres. Es un hecho: como gobernante a Castro no hay por donde cogerlo. Salvando las distancias puede decirse que la gente le recordará por lo malo que era, como al futbolista Julio Salinas.



Castro y Pinochet durante la visita del primero a Chile, 1971
Todavía eran los años negros de Allende


Otro famoso dictador latinoamericano, probablemente el mejor de todos, es el general chileno Augusto José Ramón Pinochet Ugarte. Pinochet evitó una guerra civil y encabezó el alzamiento cívico-militar que en 1973, en una brillante acción militar, depuso en un solo día y sin apenas bajas el oscuro régimen socialista del dictador Salvador Allende, originariamente elegido democráticamente en las urnas, como Hitler, pero cuyas posteriores acciones de gobierno, caracterizadas por salvajes expropiaciones, confiscaciones, nacionalizaciones y crímenes de estado, llevaron a los tribunales a declararlo inconstitucional. Allende se negó a dimitir pero la cuerda se tensó demasiado. La escasez de productos de primera necesidad, las incipientes hambrunas, la sovietización de Chile en plena Guerra Fría y sobre todo la revelación de la existencia del Plan Z, con el que Allende pretendía asesinar a todos los opositores, colmaron la paciencia y desencadenaron la insurrección. Tras 17 años de gobierno y milagro económico, Pinochet consideró que tal vez era hora de establecer la democracia. Convocó un plebiscito para que el pueblo se pronunciase sobre su continuidad, perdiéndolo por escasísimo margen. Se marchó a casa como un señor, dejando un país próspero y saneado, éxito que algunos no le perdonan.

Castro es un showman y una reliquia. Quiero que se produzca un golpe de estado (del Ejército cubano o del US ARMY, me da igual), que sea capturado con vida y que en Cuba pueda realizarse una rápida transición a la democracia. El tinglado no da para más. 47 años de socialismo son demasiados años.


El dictador y el presidente de la democracia más antigua
Castro y Clinton en la misma foto. NY, 1995

17 comentarios:

  1. EEUU ya se ha pronunciado: "Estamos dispuestos a ayudar a Cuba hacia una transición democrática y a otorgar préstamos rápidamente para ayuda humanitaria" Hasta ahí todo correcto; EEUU ofrece su ayuda para que un país que padece una dictadura comunista se convierta en una democracia. Ya sólo queda escuchar la majadería que dirá mañana el señor Llamazares en el Telediario. Quizás diga que en Cuba hay democracia porque es la voluntad de los cubanos que sea Castro quien guíe al pueblo, y que quien realmente no es un país democrático es EEUU, que tiene por presidente a un tirano homicida. O puede que nos deleite con un discurso más moderado y diga que todo es una trama de las multinacionales y de los judíos para derrocar al gobierno cubano y explotar al pueblo de Cuba. ¿Realmente Llamazares creerá que Castro es más democrático que Bush, Blair y Aznar, o sólo lo dirá para obtener votos entre la izquierda más radical?

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que Pinochet trajo luz al oscuro periodo de Allende. O al menos trajo baterías, de coche, con las que torturaba a la gente. Macho, necesito tomar las drogas que tomas tú.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, normalmente lo que hacen en IU es hablar lo mínimo de Cuba y lo máximo de los EEUU. Es una forma de desviar la atención del verdadero problema.

    ResponderEliminar
  4. uff, octopus, tu y yo mejor que solo hablemos de cine!
    Oye, la represion de Pinocet fue peor que todo el sindios, que lo fue pues EEUU se encargó de que lo fuese, del gobierno de Allende (si no lo digo exploto)

    ResponderEliminar
  5. Qué tontería Ricardo, podemos hablar de cualquier cosa.

    Mira, te copio este documento (evidentemente parcial pero muy interesante) de la Fundación Pinochet. Léelo y dime qué te parece.
    -----------------

    Pinochet: La verdad histórica
    José Piñera E.

    La madre de todas las descalificaciones que se le hacen al gobierno del ex Presidente Pinochet es haber removido al gobierno "democrático" del ex Presidente Allende. Esto es una falsificación histórica. Es verdad que el candidato marxista Salvador Allende fue elegido en 1970 a través de una elección democrática, aunque sólo con un 36.6% de la votación. Sin embargo, es igualmente verdad que su gobierno perdió su carácter democrático al haber violado repetidamente la Constitución.
    En efecto, el Presidente Allende se transformó en un tirano cuando violó su juramento solemne de respetar la Constitución y las leyes chilenas. Esto no sólo fue evidente para una inmensa mayoría de chilenos en su diario vivir, sino que fue denunciado por casi dos tercios de la Cámara de Diputados en su trascendental Acuerdo del 23 de Agosto de 1973 (también hubo un pronunciamiento en la misma dirección de la Corte Suprema).
    En este Acuerdo se hace un listado de las violaciones constitucionales y legales del gobierno del Presidente Allende, y se acuerda "representarles" este "grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la República", entre otras autoridades, "a las Fuerzas Armadas". Asimismo acuerda "representarles que, en razón de sus funciones, del juramento de fidelidad a la Constitución y a las leyes que han prestado,...les corresponde poner inmediato término a todas las situaciones de hecho referidas, que infringen la Constitución y las leyes".
    Al no existir en la Constitución chilena un mecanismo viable para remover a un Presidente que había perdido su carácter democrático, la Cámara de Diputados, con el voto de todos los representantes del Partido Demócrata Cristiano, le "representó" a las Fuerzas Armadas que "les corresponde poner inmediato término" a esta grave situación. Ese fue, de hecho, un llamado inequívoco a remover al Presidente Allende.
    Las Fuerzas Armadas, lideradas por quien era en ese momento Comandante en Jefe del Ejército, el general Augusto Pinochet, cumplieron con el Acuerdo de la Cámara de Diputados dieciocho días más tarde, el 11 de Septiembre de 1973. Es incomprensible que el gobierno jamás haya traducido y publicado ese Acuerdo en el exterior, señal inequívoca de la incompetencia comunicacional que tan caro le ha costado ante la opinión pública mundial (Esta revista lo ha traducido ahora al inglés, alemán, francés y polaco).
    El ex Presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) fue categórico al calificar estos hechos. En una entrevista al diario español ABC sostuvo: "Los militares fueron llamados, y cumplieron una obligación legal, porque el Poder Ejecutivo y el Judicial, el Congreso y la Corte Suprema habían denunciado públicamente que la presidencia y su régimen quebrantaban la Constitución, los acuerdos votados en el Parlamento y las sentencias dictadas por jueces absolutamente extraños a la política. Allende vino a instaurar el comunismo por medios violentos, no democráticos, y cuando la democracia, engañada, percibió la magnitud de la trampa, ya era tarde. Ya estaban armadas las masas de guerrilleros y bien preparado el exterminio de los jefes del Ejército" (10 de octubre, 1973).
    Por lo tanto, el orígen del gobierno del Presidente Pinochet es aquel de cualquier gobierno revolucionario, que sólo tiene la alternativa de usar la fuerza para remover a un tirano, y, por lo tanto, no puede objetivamente ser calificada de "dictadura". Como bien dijera Benjamin Franklin, uno de los firmantes de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, "la rebelión contra un tirano es obediencia a Dios".
    Cuando se remueve a un Presidente elegido por un tercio de la población, y especialmente si su gobierno ha estimulado la creación de milicias armadas, es inevitable que se produzca un estado de "guerra civil". En algunos países, conflictos de esta naturaleza produjeron cientos de miles de victimas. Así por ejemplo, la guerra civil española habría producido un millón de muertos. Incluso la guerra civil norteamericana, también producto de una Constitución que no era clara acerca de la existencia o no del derecho de secesión de los estados de la Unión, resultó, hace ya más de un siglo, en 650.000 muertos (más que el total de caídos en todas las guerras norteamericanas del siglo XX).
    Lamentando cada una de las víctimas, chilenas y extranjeras, que cayeron en Chile y condenando cada uno de los abusos que ambos bandos cometieron en la guerra civil larvada que continuó por años, es preciso señalar que durante el gobierno del Presidente Pinochet se produjeron una cantidad mínima de víctimas de acuerdo a cualquier patrón histórico. Incluso el Informe de la Comisión que encargó el gobierno del Presidente Aylwin (el llamado "Informe Rettig"), antagónico al del gobierno del Presidente Pinochet, concluyó que en un período de 17 años murieron alrededor de dos mil personas de ambos bandos, siendo, empero, la mayoría combatientes contra el gobierno militar. Es evidente, entonces, que no existió una "política sistemática" de violaciones de derechos humanos. Y también es claro que la responsabilidad de estos lamentables hechos es de quienes sembraron las semillas de la destrucción de la democracia chilena, como incluso lo reconoció un editorial de la prestigiosa revista The Economist a los pocos días de la caída de Allende.
    Como en cualquier período revolucionario, hubo excesivas restricciones a las garantías individuales durante el gobierno del Presidente Pinochet. Las denuncié, no sin recibir ataques personales en un país en que primaba la incondicionalidad de unos y la ciega oposición de otros, en esta misma publicación en múltiples ocasiones (ver "Cuando las papas quemaban: ¿Qué dijo José Piñera sobre derechos humanos y democracia durante el gobierno militar?").
    Por ello, hoy puedo sostener con la misma independencia que, si bien algunas de ellas, como el exilio, fueron una injusta e innecesaria política de estado, las muertes no producidas en combate fueron delitos injustificables de algunos servicios de inteligencia en su guerra contra el terrorismo. A los culpables debe aplicarseles todo el rigor de las leyes vigentes, y precisamente en virtud de ellas cumple, en estos momentos, en la cárcel una condena de siete años el general responsable de la ex Dirección Nacional de Inteligencia cuando se cometiéron algunas de esas violaciones. Culpar, sin prueba alguna, de algunos de estos hechos puntuales al ex Presidente Pinochet es una clara arbitrariedad.
    Para que la historia se comprenda y no se repita, jamás debe ser olvidado el histórico Acuerdo de la Cámara de Diputados del 23 de Agosto de 1973, que he denominado "La Declaración del Quiebre de la Democracia Chilena".

    ResponderEliminar
  6. Hay un documental, ahora mismo no me acuerdo, pero lo buscaré para decirte, en el que todo lo anterior se derrumba por su peso. En el, un historiador chileno demuestra como Allende pensaba someter a referendum su "camino al socialismo", pero Pinochet le convence para que posponga la fecha prevista , 11 DE SEPTIEMBRE!!!, por considerarlo prematuro dado en nivel de tensión en el país. Así fue la gran traicion de Pinochet.
    Y, por otro lado, los juicios actuales demuestran hasta que punto fue cruel el periodo militar en chile. En fin, que no te guste el socialismo, ni fidel ni allende no ha de llevarte a justificar su antagónico con tal fe. Sí, yo soy de "izquierdas", pero no por ello todo lo que haga EEUU es malo, no todo lo que haga el PSOE,IU, o quien se tercie, es bueno. Y, creo que Pinochet queda desligitimado desde todos los puntos de vista. Lo último sus cuentas bancarias en EEUU, que realmente no es nada con el terror que sembró en sus "enemigos" políticos.
    ¿Imaginas que horrible tiene que ser que te torturen? o a tu hermana, o a tu padre. Sea de izquierdas o de derechas, el torturador no merece nuestro apoyo.
    ¿NO es acaso igual apoyar a Pinochet que a Pol-Pot o Stalin?

    ResponderEliminar
  7. No, Pol-Pot o Stalin asesinaron a mucha más gente.

    ResponderEliminar
  8. insultar es muy facil, yo por lo menos doy mi nombre real. En fin, se acabó la conversación. Por esto no quería yo hablar de estas cosas.

    ResponderEliminar
  9. Ricardo, tengo poco de sectario aunque mis tendencias políticas estén bien definidas. Llegado el caso no me duele ni criticar a unos ni alabar a otros. Respecto a Pinochet pienso que el golpe estaba justificado y que el gobierno de Allende era insostenible. Veo lógico que Nixon alentase o apoyase el golpe.

    Lo de las cuentas bancarias me parece muy bien. En serio. Soy liberal y defiendo el derecho a tener cuantas donde a uno le apetezca. Y si se pueden evadir impuestos mejor. Hay que evadir todo lo que se pueda.

    ResponderEliminar
  10. Octopus, yo soy el primer partidario de que los impuestos sean los menos posibles y bien administrados pero evadirlos no creo que sea justificable ya que hay ciertas actividades que no son rentable para las empresas privadas y que deben ser satisfechos por el Estado vía-impuestos como por ejemplo el ejército, la justicia, las autovías o la policía. Si todos evadiésemos impuestos el Estado se colapsaría y llegaríamos al anarco-capitalismo. Lo que no voy a discutir es que el sistema está desbordado y que los impuestos están mal administrados, ya que eso es más que evidente. Pero la solución es cambiar el sistema no eliminar los impuestos, o evadirlos en su caso. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Tal vez no me he explicado bien, Victrix. Claro que el estado tiene que recaudar impuestos para sufragar ciertos gastos, pero el ciudadano tiene en mi opinión el deber de tratar de evadir todos los impuestos que le sean posibles. El dinero es suyo.

    ResponderEliminar
  12. Aunque el golpe de Pinochet fuera justificado, su deber sería devolver el poder al pueblo lo antes posible, asegurar unas elecciones justas y punto. No establecerse como dictador durante 17 años. Si Allende merecía el golpe de estado y el asesinato por haberse saltado la constitución durante sus 3 años de mandato, ¿qué merece Pinochet por haberse saltado los príncipios de esa misma constitución durante casi 6 veces más tiempo?

    Sí, Stalin mató a más gente que Pinochet. Pero, ¿ahora 3.000 desapariciones ya no se considera un crimen? Probablemente sean más muertes que las que haya acumulado Castro en más de 40 años. Entonces, ¿Fidel no es un déspota?

    ResponderEliminar
  13. Bien, esa es una crítica razonable. ¿Debía haberse prolongado tanto el gobierno de la Junta de Gobierno (Junta Militar)? Es opinable. En cualquier caso Pinochet convocó un plebiscito, lo perdió por poco y se fue a casa.

    Allende no fue asesinado, se suicidó. Sus colaboradores y sus familiares lo reconocen. Antes de ser capturado se disparó en la cabeza con el AK-47 que le regaló Castro.

    ResponderEliminar
  14. Si no me equivoco no hace muchos meses salieron unos textos de Allende donde se comprobaba su feroz antisemitismo y su odio visceral a los homosexuales.

    Muy curiosa la foto de Augusto Pinochet con Fidel Castro. Un gran post.

    ResponderEliminar
  15. ¡Sabía que me olvidaba de comentar algo sobre Allende! Era precisamente eso del antisemitismo. Un progre hasta la médula el Allende. Gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
  16. Recientemente he visto un documental sobre la vida de Fidel en el canal de historia.Recuerdo haber escuchado a Fidel decir ante la ONU "DEVOLVEREMOS CUBA A LOS CUBANOS" JA JA JA, todavía están esperando.
    Llama la atención,que 99% de los dictadores no pasan de ser únicamente simples "LADRONES MASIVOS" escondidos en ideales políticos,religosos..etcc.

    ResponderEliminar
  17. Se me olvidó comentar:que estos "LADRONES MASIVOS" se encuentran amparados por la "IGNORANCIA" de los pueblos a los que someten.Saludos.

    ResponderEliminar